El futuro de las normas ISO

La Organización Internacional de Estandarización (ISO) publica normas que abarcan un gran número de ámbitos distintos, desde los más técnicos hasta los sociales. Cada vez son más los sectores que deciden autoregularse a través de normas que estandaricen su funcionamiento y garanticen un mínimo de eficiencia.

Probablemente, la más conocida a nivel empresarial es la norma ISO 9001 de calidad que busca garantizar la satisfacción del cliente. Esta serie de normas ha contribuido a que la cultura y el concepto de calidad se internacionalicen, posibilitando que organizaciones en extremos opuestos del planeta hablen el mismo idioma y trabajen con un marco común.

En procesos de externalización, la capacidad para certificar un servicio bajo estándares específicos facilita la relación entre las partes y simplifica la redacción de los contratos, ya que todos los implicados disponen de la misma referencia.

Periódicamente, las distintas normas se revisan y actualizan para adaptarlas a la realidad cambiante. Desde 2012, todas las normas para la “gestión” de un ámbito comparten la misma estructura, denominada de alto nivel (HLS), y se basan en el llamado ciclo de Deming o PDCA, de las siglas en inglés para planificar (plan) – hacer (do) – verificar (check) – actuar (act). Esta estructura permite un mayor alineamiento y compatibilidad entre ellas (calidad, medioambiente, seguridad, salud y bienestar en el trabajo, eficiencia energética, inocuidad alimentaria, compliance…) y simplifica la aplicación simultánea de las mejores prácticas de gestión en los distintos ámbitos.

Posiblemente, será en los procesos de certificación (acreditar el cumplimiento de una norma por parte de una entidad externa) donde la digitalización nos deparará más cambios en el futuro próximo con la proliferación de nuevas plataformas. Por otro lado, es probable que, igual que ha pasado con las normas técnicas, las normas de gestión y la legislación puedan crear vínculos en determinados casos ya que la normalización facilita el cumplimiento legal.

Y, seguramente, también se incrementará el grado de transparencia y de comunicación por parte de las organizaciones en base a sistemas de reporting estandarizados. Hemos visto ya como muchas empresas están obligadas a presentar un estado de información no financiera. La elaboración de estas memorias se simplifica, en gran medida, si la organización cuenta con un buen sistema de gestión.

Aunque existen varios estándares alternativos a las normas ISO generalistas o sectoriales (EFQM para calidad, BRC o IFS para alimentación, IATF16949 para automoción, PECAL para defensa…), no hay duda de que ISO es la organización que cuenta con más presencia internacional y sus normas las más certificadas. Sin duda algunas de las normas ISO tienen mucho futuro por delante.

En Grupo CTC, empresa de Outsourcing líder en el mercado español, estamos comprometidos con la calidad total. Apostamos siempre por la excelencia y la eficiencia empresarial. Es por eso que ayudamos a nuestros clientes a asegurar la calidad, efectividad y la mejora continua de sus procesos y sistemas de negocio.

Grupo CTC. Empresa de Externalización. Empresa de Outsourcing. Operaciones Industriales. Cadena Logística. Trade Marketing. Externalización. Outsourcing. Normas ISO. Calidad.

.

.

Artículo de Xavier Lluch
Director de Calidad y Medioambiente
Grupo CTC